MARTES, 28 de enero

Según una declaración emitida por SPEA, "aunque en Portugal todavía es un ave común, la codorniz pronto puede dejar de serlo si no se implementan medidas para detener la desaparición de la diversidad natural de nuestros campos".

En la última década, en Portugal, el área de distribución de las codornices ha disminuido en un 30%, como resultado de los cambios en las prácticas agrícolas, la presión de caza, la contaminación genética, con la introducción de otras especies en el país y el cambio climático.

"La expansión de los monocultivos, la desaparición de los barbechos y la eliminación de setos y márgenes de los campos dejan cada vez menos hábitat disponible para esta y otras aves típicas de las áreas agrícolas. Esta ave se alimenta de semillas, granos de cereales y pequeños invertebrados. , por lo que también ha sufrido el aumento del uso de herbicidas e insecticidas ", se puede leer.

"La población de codornices ibéricas es la más importante en Europa occidental. Pero si no se hace nada para valorar la agricultura extensiva de secano, seguirá el camino de otras especies en peligro de extinción como la avutarda y el águila pescadora", dice Domingos Leitão, Director Ejecutivo de SPEA.

"La política agrícola debe compensar a quienes practican una agricultura responsable y sostenible, contribuyendo a la preservación de los valores naturales. De lo contrario, en algunos años puede ser difícil ver codornices en nuestros campos, no porque sean maestros del camuflaje, sino porque están desapareciendo". ", Dice Domingos Leitão.

En España, la especie ya está en evidente declive: el número de codornices ha disminuido en un 70% en los últimos 20 años. En Portugal, no hay más de 100 mil individuos de esta especie.

La encuesta para Bird of the Year 2020 se realizó en línea este mes, promovida por SPEA y SEO / BirdLife. La codorniz común fue elegida con 7 930 votos, por delante del cazador-aguilucho (o águila de caza), que tenía 6 130 votos y el alcaudón real (5 156 votos).

Fuente: Sapo24